Blogger Template by Blogcrowds.

Entre que no tengo tiempo de permanecer mucho por aquí, que no se me ocurre nada sobre lo que escribir porque mi cabeza ya no da para más y que la eficacia de los actos administrativos me llama a su presencia, dedicaré esta entrada a la memoria.

A la memoria del hombre que redactó la lista de más de mil judíos que, empleados por el industrial Oskar Schindler, consiguieron escapar de una muerte segura en los campos de concentración nazis. Tanto Mietek Pemper, nuestro homenajeado de hoy, como el empresario para el que trabajaba, Oskar Schindler, han muerto prácticamente en el anonimato. El segundo en 1974 sin que se supiera del hecho, pues nada se reveló hasta que Steven Spielberg no dirigió en 1993 la película de La lista de Schindler. Hace dos días, como quien dice. Y eso es lo que más me emociona de estos casos. Que no tuvieron la necesidad de hacerlo público, de que su mano izquierda se enterara de lo que había hecho la derecha, de conseguir una gloria y fama seguras y miles de homenajes por todo el mundo en recuerdo de su acto humanitario y tan arriesgado en medio de la sinrazón y la barbarie que camparon por Europa no hace ni cien años.



Descanse, pues, en paz Mietek Pemper.

6 guarrindongos tienen algo que decir:

Esta peli, es una de las que más duró en la cartelera de los cines, al menos aquí, a mí me encantó. Tienes mucha razón en lo que dices, lo mismo ocurrió con una ancianita que murió hace poco, de rostro bondadoso, la cual falleció en una residencia de ancianos, según me enteré salvó más vida de niños judíos que el mismo Schindler, pero yo me enteré por un pps, del cual averigüe que todo era cierto.
La mayoría de las veces tenemos poca memoria para las cosas importantes.
La música es preciosa.
Besitos y buen domingo.

11 de junio de 2011, 19:54  

Hay veces que no es cuestión de memoria, es de desconocimiento. Yo me enteré por la película de lo que hizo ese señor, que me parece de una valentía sin comparación.
Pero para que eso se supiera los miles de personas de esa lista (los que quedaran, claro) o sus descendientes lo tendrían que haber hecho público, y yo jamás oí nada de eso. Quizá la ignorante sea yo.
En cualquier caso, siempre es bueno que alguien cuente las cosas buenas, que para las malas, nunca falta algún rencoroso.

Pero está bien que de esta manera nos enteremos también, de eso, de que hace poco que han muerto, y que no debemos olvidarles.

Un abrazo grandote.

11 de junio de 2011, 23:17  

Yo también me enteré por la película, no tenía ni idea...pero gracias a esa peli nos enteramos de algo que ocurrió hace un montón de años y que quedaba en la oscuridad.
Sabes Jota? Me pasa como a ti, que tengo tantas cosas en la cabeza que no doy más de si y no puedo escribir nada.

Un beso animador

12 de junio de 2011, 1:42  

Menos mal que existe buena gente.
Incluso dentro de la barbarie siempre hay un rayo de esperanza.

12 de junio de 2011, 12:07  

Maravillosa pelícuka Jota.Una persona que se jugó el cuello por intentar mejorar las condiciones de los judíos.Sin duda,una de las mejores películas.
Besos.

12 de junio de 2011, 15:06  

La película me encantó y la tengo en mi videoteca y la banda sonora una pasada.
Lo que hizo estuvo genial,aunque ya se sabe como son las pelis,porque al fin y al cabo el se hizo millonario gracias a la mano de obra gratis y a la guerra,porque era un muerto de hambre,pero al fin y al cabo salvó miles de vidas y me imagino que eso es lo que importa.

15 de junio de 2011, 10:22  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal