Blogger Template by Blogcrowds.

Si el cinismo se estudiara en las Facultades de Ciencias Políticas de las Universidades españolas, desde el pasado 18 de enero habría que incluir al presidente de la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, como el máximo exponente de dicha corriente política.

En una entrevista en El gato al agua, programa nocturno de Intereconomía, vino a decirnos a todos los españoles que su Comunitat está como está por culpa de Zapatero. No podía ser de otra manera. ¿Alguien podía pensar que Valencia fuera a estar como está, como una Grecia española, por haber malgastado el dinero público durante los dieciséis años de gobierno del Partido Popular?, ¿Qué persona en su sano juicio puede albergar en su cabeza la sospecha de que en esa Comunitat el dinero se ha tirado por la borda a espuertas en forma de Terra Mítica, Fórmula 1, aeropuertos peatonales, publicidad sobre los mismos o esculturas que recuerdan a Míster Potato por valor de 300.000 euros?


Según el Sr. Fabra no ha habido despilfarro, ni derroche, ni mala gestión, ni gasto en infraestructuras absurdas por parte de las instituciones valencianas. A ellos que les registren. El déficit valenciano, que es de los más altos de toda España por cierto, es cosa de Zapatero y de la deuda histórica del gobierno central con el valenciano. Apareció de repente. Nadie se lo esperaba. El argumentario, basado en que si Zapatero no hubiese negado la crisis, otro gallo le cantaría a su Comunitat, es tan absurdo que parece obsceno.




Pues escuchen el vídeo, sobre todo a partir del minuto seis. Resulta que la culpa es de Zapatero que, entiendo, habrá sido el responsable de dichos proyectos absurdos y ruinosos, el que firmó los contratos, el que dilapidó el dinero. Pero, fíjense, se olvidó el Sr. Zapatero, en su inmensa maldad, de firmar los cheques para pagar a los colegios concertados el dinero que la Comunitat les adeuda desde illo tempore y para darles liquidez para que, por lo menos, puedan encender la luz o pagarse la calefacción y no tener que expulsar a ningún alumno por colgar fotos en su Facebook de sus compañeros tapados con mantas dentro del aula y, con ello, acusarle de desprestigiar a su centro educativo.

Y vean cómo lo afirma y ni siquiera se sonroja, consecuencia de la tan española costumbre que dicta que nadie tiene que dimitir, ni disculparse, cuando como cargo público que debe respeto a sus gobernados se dedica a insultar la inteligencia de éstos y tratarlos como si nos chupásemos el dedo.


votar

1 guarrindongos tienen algo que decir:

Mira yo no quiero ver el vídeo porque me dará más vergüenza a mi, que a ellos. Que tendrá que ver Zapatero con esta panda de ladrones. Solo veo lo que ponen en el Intermedio, y me pongo mala cuando pese a lo que se escucha, el Camp se ríe, me enferma, te lo juro.
De Valencia solo escucho a Mónica Oltra, esa chica es una maravilla.
Besitos.

22 de enero de 2012, 1:45  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal