Blogger Template by Blogcrowds.

Desde la pasada noche, él ya es libre. Desde hace unas horas, él no vive encerrado en un cuerpo, dependiendo de cosas materiales para sobrevivir y, sobre todo, sufriendo terribles dolores provocados por una tormentosa enfermedad.

Él, José Antonio Labordeta, ha muerto. O sea, se ha liberado. Porque eso es lo que creo que es la muerte, una liberación. Quizá un punto y seguido, no lo sé. Pero me gusta pensarlo porque, si no, ¿qué sentido tiene nacer para morir unos pocos años después?

En cualquier caso, libre como ahora es, estará por ahí, guitarra en mano, entonando los acordes de su canción más conocida, el Canto a la Libertad que, para más señas, oí cantar por primera vez a los miembros de la comunidad de cristianos de base de la parroquia a la que pertenecía mi abuela cuando yo era un chiquillo. Un canto estupendo, que entre otros puso música a la Transición Democrática en España y que daba voz a quienes nunca la habían tenido, intentando que confiaran en un futuro de libertad. Un canto que tiene que seguir resonando en un mundo y una sociedad cada vez más injustos, para que lo escuche una gente que, aunque vivimos en libertad, nos empeñamos en esclavizarnos de las más diversas formas.

Y me pregunto, como él, tal y como están el mundo y la sociedad, si habrá un día en que todos, al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad. Si aun podemos guardar la esperanza.



Ojalá. Entre tanto, ha llegado su turno de descansar en paz. Y nuestra responsabilidad de no olvidar su legado y su esfuerzo en pro de la libertad y de la cultura.

6 guarrindongos tienen algo que decir:

Hola Jotaefe. Quería comentar algo sobre el. Por mi edad, he tenido la suerte de verle en alguna ocasión. Era muy muy muy especial, indudablemente.
Y al buscar una canción esta me parecía la más apropiada.
Aún no te había leído y la he puesto yo también.
Podemos decir que hemos coincidido, pero en cosas así, tampoco es difícil.
Y eso, a ver si podemos seguir con ideas como esas.

Un beso

19 de septiembre de 2010, 21:05  

Además, jejej, nos hemos comentado casi al mismo tiempo, parkerazul, porque acabo de dejarte un comentario. Tenemos telepatía, jeje. Un abrazo y suscribo todo lo que dices¡

19 de septiembre de 2010, 21:10  

Mira ya que tenéis esa telepatía los dos, pues comento a uno y ya os lo pasáis, jajaja es brimilla.

Me parece que es cierto, que dejó de sufrir por culpa de esa malvada enfermedad.
Un hombre comprometido con la libertad, pero estará en nuestros corazones.

Besos

19 de septiembre de 2010, 21:44  

Esa frase resuena en mi cabeza desde que lo he sabido. Me ha dado mucha pena, y como ya he dicho en algún blog siempre he visto en él a la gente del pueblo, humilde, trabajadora, noble...

Que descanse en paz, libre ya del dolor terrible de la enfermedad.

Un abrazo

19 de septiembre de 2010, 21:46  

Él ya descansa en paz, seguro, pero su canto de libertad no lo olvidaremos nunca. me gustaba mucho su programa en la tele, el la cual con su mochila al hombro nos enseñó rincones preciosos de pueblos escondidos, pero llenos de belleza, me gustaba este hombre, y sus palabras no las olvidaré nunca. Besitos.

20 de septiembre de 2010, 1:45  

Con el, realmente el pueblo entro en el congreso de los diputados. Una lastima la verdad.

20 de septiembre de 2010, 6:58  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal