Blogger Template by Blogcrowds.

A los Reyes.

Descuiden, que no les voy a martirizar con mi extensa carta a los Reyes Magos, ni con mi relación de propósitos para el nuevo año, ni con una sucesión de buenos, permanentes, repetitivos, bonitos y vacíos deseos que quiero que me traigan o cumplan para este año. Y que, pese a pedirlos una y otra vez, nunca se cumplen. Hace tiempo que perdí la inocencia, por desgracia, y ya no estoy para hacer grandilocuentes peticiones a SS. MM. de Oriente tal y como está el patio y después de tantas cosas vistas, vividas y oídas. Sería absurdo y una pérdida de tiempo.

Pero es imposible no contagiarse de la inocencia de los chiquillos y, sobre todo, no conmoverse ante esas ganas locas de que llegue el Día de Reyes y puedan ver si éstos les han traído lo que deseaban. Es, quizá, una de las mejores cosas de la Navidad: la ilusión de los niños y el recuerdo que eso nos trae inevitablemente.

Y yo, qué le vamos a hacer, también estoy ilusionado. Y me gustaría, si me permiten, pedirle a los Reyes Magos que durante 2011 pueda atar mi lujuria a la pata de tu cama para devorarte cada vez que nos dejemos llevar por nuestras ganas, que pueda seguir llenando mi tiempo de ti, que pueda seguir perdiendo mis manos en la curva de tu rabadilla, seguir descubriendo lo que de salvaje encierras y seguir mojando con nuestro sudor tus sábanas. Y que tú sigas dibujando mi cuerpo en cada rincón de la habitación sin que te sobre un pedazo de mi piel, que mi boca sepa a ti y mi cuerpo huela a ti. Que nunca te tenga que reclamar, ni llamarte en silencio, ni llorarte en medio de la oscuridad, ni buscarte por no sé dónde. Que nunca te conviertas en una sombra de lo que fue, en un vano recuerdo, en una nostalgia, en un dolor. Que nunca te tenga que llamar, sino que vengas tú sola. Y hacerlo otra vez. Y no cansarnos. Y que estos momentos de loco placer, estas ansias sin freno, esta lujuria desbocada, esta pasión enloquecida, este carrusel de locura a fin de cuentas, no acaben nunca.Y las sábanas de fieles testigos mudos de nuestras largas noches y abrigo de nuestra locura abrasadora. Como la noche de ayer.



A los Reyes les pido, pues, otras muchas noches iguales.

8 guarrindongos tienen algo que decir:

Te deseo que todas tus noches sean tan apatecibles.
A portarse bién.
Besos.

4 de enero de 2011, 21:25  

Eso son deseos de verdad. Los que no se compran en las tiendas. Y si los Reyes Magos fueran de ley, tendrían que concederlos, los primeros, así llevarían menos equipaje y tendrían a más gente contenta.

Ojalá ella aprecie tu ternura.

Como carta a los Reyes, es la que más me ha gustado en muchos años.

Un abrazo, y tu pon los zapatos, que al fin y al cabo son Magos.

4 de enero de 2011, 22:49  

Hola Jota
Tú crees que los Reyes te traerán esos deseos? Vamos, lo digo porque yo también quiero, jooo es que son deseos muy golosos...
Claro, ya decía yo que estabas muy perdido, ejem, ejem. Pero mira chiquillo mientras estés así y en esas tesituras, pues mejor que mejor. Pero de vez en cuando asómate por aquí y saluda, vale? Aquí estamos esperando guapito, jajaj.
Bueno Jota, decirte que la canción es preciosa y me gusta mucho...a ti no?, jajajaj.
Venga besitos tímidos (porque como ya no me mandas esos caramelos, pues...jajaja)

5 de enero de 2011, 0:21  

MORGANA.

Eso espero, muchas gracias por tus buenos deseos.
Y, por qué no, que tú también tengas algo parecido o, si no, que lo encuentres en 2011. Que me da a mi que va a ser un año bueno para mi, estoy yo con las mariposas del estómago muy revolucionadas, jeje.
Besos!

5 de enero de 2011, 23:26  

PARKER.

Pues sí, son los deseos más baratos y que menos pesan y, por otro lado, los que hacen más feliz a la gente. Pero, por otro lado, los que menos se conceden y lo que menos receptivos nos tienen. No sé, somos raros los humanos, jaja.

Me alegro de que te haya gustado mi carta.

Te haré caso. Pondré los zapatos y si cae algo más bueno, tanto mejor.

Besos.

5 de enero de 2011, 23:28  

PRINCESA.

Y por qué no me van a hacer caso los Magos? Yo no quiero, en el fondo, que me los concedan sino que me los respeten un añito y, al que viene, hacer el contrato de renovación por un año más, jaja.

Es que me pillas también en unos días de salir mucho, de ver tiendas, de pensar regalos, etc. Pero no me olvido de ti, ni de los demás, ni de este blog.

Claro que me gusta la canción que he puesto, por eso la puse, jajaja. Es preciosa y muy sugerente.

Tan sugerente como las pullitas que me sueltas con los caramelitos, jajaj.
Ale, que no pienses que te tengo abandonada, aquí te dejo una bolsita de caramelos Respiral que llevo dos días con una tos de fumador de puros que para qué, jajaja, y no sé por qué!
Besos.

5 de enero de 2011, 23:32  

Os deseo a todos, de veras, que os traigan muchas cosas mañana los Reyes. Y, sobre todo, felicidad, esperanza, trabajo y, por qué no, amor y sensualidad.
Besos!

5 de enero de 2011, 23:33  

Que carta más linda, además leerla con un bolero de fondo, vamos ha sido todo un gustazo. Espero que los Reyes le hagan saber a tu mujer soñada, que no tiene ni idea de lo que se está perdiendo, que abra los ojos de una puñetera vez, no si es que acabo atacada y todo.
Mucha suerte en todo el año, seguro que va a ser mejor, al menos es lo que queremos creer, después leo lo atrasado, que anoche empecé a visitar. Besitos a montones, y mucha, mucha suerte en el amor.

7 de enero de 2011, 14:17  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal