Blogger Template by Blogcrowds.

Necesitados.

Hoy he comprobado dos cosas. Les cuento.

Abro mi correo casi a la hora de comer, que es cuando puedo abrirlo, y me encuentro que no sé quién -una chica con apodo- me ha dejado un mensaje en Badoo -página "de contactos" pero que a mi entender lo es "para mojar el churro fácilmente y sin coste", de infausto recuerdo para nuestra amiga Morgana-. La primera vez que me llegaba un mensaje así. Clico en el mismo pero me dice que no puedo leerlo a menos que entre en la página de Badoo. Tócate las narices. Yo no tenía ni tengo ningún perfil activado en dicha página por lo que me iba a resultar muy difícil enterarte de qué decía el mensaje. Lo único que encontré fue una foto de la susodicha chica, a la que reconocí inmediatamente.

Y eso hizo que me picara más la curiosidad porque hace mucho tiempo que rompimos todo contacto ella y yo. Fuimos conocidos del instituto. Ella, lo reconozco, tenía un cuerpo de escándalo, no se imaginan ustedes los efectos que éste tenía en una mente entonces adolescente como la mía, aunque su cara y su pelo parecían demasiado envejecidos y poco cuidados y eso le hacía perder atractivo. El caso, retomo la cuestión que me pierdo entre voluptuosidades femeninas, es que no tuvimos un trato especial en el instituto y luego, pasando a la Universidad, perdimos totalmente nuestro contacto.

Pero nos reencontramos por Madrid una buena tarde de estas de no sé cuál año, intercambiamos nuestras direcciones de correo, nos agregamos al Messenger y hablamos mucho por ahí. Un día la invité a salir con mis amigos, aceptó pero llegó el día, acudió a la cita y, a los dos segundos, ya no se sabía dónde estaba. Había desaparecido. Se había ido. Huelga decir que ninguno teníamos la lepra y que me quedé sin saber el por qué de su huida. Días después coincidimos en el Messenger, le pregunté qué le había pasado y ella se arrancó a insultarme por una entrada que había escrito en el blog anterior a este que ustedes leen en la que hablaba sobre la forma de ser de la gente del sitio donde vivo. Me dijo cosas muy feas, yo no me quedé corto tampoco y la mandé a la mierda en el tren bala. Lo que más me sorprendió es que esta tía era de Barcelona y no sé por qué le afectó tanto que yo hablara de los señores y señoras que viven donde yo lo hago, en Madrid. El caso es que llevamos ya, sin exagerar, cinco o seis años sin saber el uno del otro.

Total, que yo estaba este mediodía con una inquietud que no me tenía en el sillón, preguntándome qué quería la muchacha. Aviso que yo no conocía Baddo hasta hoy. Así que, para desvelar el misterio, decidí hacerme una cuenta en esa página, me puse un nombre, una edad y una foto que no se correspondían conmigo y allá que entré y comprobé las dos cosas que les he anunciado en la primera frase de esta entrada.

La primera. Habiendo tenido todos los años del instituto para hacerse amiga mía, la muchacha ha considerado que el mejor momento para recobrar nuestra vieja amistad es ahora que no nos hablamos, que salimos tarifando, que han pasado tantos años y que lo mismo vive en la otra punta de España. ¡Qué bonito!

La segunda. Y, encima, me pide rollo. Porque es para lo que sirve Badoo. Morgana lo sabe bien. Después de ver su mensaje, que era una sola invitación a que charláramos por Badoo -se supone que para quedar y lo que surja, claro, no por gusto de usar la lengua cervantina-, me he puesto a ver la página. Arriba del todo me salía una ristra de fotos de los perfiles de unos cuantos tíos medio en pelotas, hiper musculados la gran mayoría y más salidos que el pico de una mesa. Pongo el cursor del ratón encima de algunas de esas fotos y uno quería una chica para paja telefónica, el otro estaba caliente y no es verano ni se acababa de comer un plato de lentejas, al otro le ocurría que quería sexo por Internet pero, avispado él, sin grabar las caras, otro preguntaba quién quería ser su putita, otro hacía públicas sus ganas de echar un polvazo y otro quería cenar chumino esta noche. ¡Buen provecho, hombre! Esos eran sus estados o sus mensajes de bienvenida. Como ven, muy caballerosos, delicados y románticos.

A todo esto, oigo unos pitiditos. Y menos mal porque estaba a punto de echar la pota con tanta poesía y literatura romántica como estaba leyendo. Y lo mejor será que habrá señoritas a las que eso les haga gracia y accedan a rebajarles la calentura. Menudo puterío, pensé. Busco por toda la pantalla a ver de dónde venían esos pitiditos y resulta que, en los quince minutos que he estado en dicha página, siete chicas me han sugerido que querían algo conmigo. Y charlar. Siempre charlar. Debe ser que a follar ahora se le llama charlar. Dos de ellas estaban para rezarles una novena. Por lo menos. El problema es que eran todas de Valencia porque, claro, entre mi información falsa puse que un servidor vivía en Valencia. Y aquí es cuando ya me he hecho cruces porque como foto de perfil me puse la de un viejo que encontré por Internet. Se conoce que no le hacían ascos a nada las muchachas y que tampoco querían quedarse sin cenar.

Cuánto necesitado, madre. Si se pusiera el mismo empeño en encontrar un trabajo, en salir de la crisis, en reducir las injusticias o simplemente en saber vivir y en vivir inteligentemente, esto sería el paraíso.

PD: Deshacerme la cuenta de Badoo, pasados los quince minutos que ha durado mi visita, fue labor harto compleja. Me pedía que explicase el motivo por el cual me iba a lo cual he respondido "no doy la talla". Y luego me pedía que pusiese mi contraseña. ¿Y cuál era mi contraseña? Pues se me había olvidado con tanto frenesí, con tanto derroche, con la cabeza loca porque ya no sabía si a las 17.00 horas iba a tener polvo en Villena o si iba a quedar a las 00.00 horas en Carcaixent para una orgía. Yo veía que de allí no me podía escapar, que Badoo me había fagocitado para siempre, que había caído en la trampa. Menos mal que existía la opción de rehacer la contraseña y, una vez que he puesto el código de verificación bien -que esa es otra, joder con las letras lo deformadas que estaban-, me he liberado. Y ya no sé qué habrá sido del polvete en Villena, ni de lo que irá a ser la orgía en Carcaixent. Una lástima.

23 guarrindongos tienen algo que decir:

JAJAJJAJAJA es cierto, y si tu no perdieras tiempo dedicándole un post a tanto desesperado, imagino que también.Pero...valió la pena, porque me hiciste reir más de lo que imaginas.
Es simple, aquí hay de todo y para todo gusto...incluye trabajo?jaja
Besos

16 de marzo de 2011, 20:39  

Yo te puedo dar una explicación del xq te a enviado esa xica el mensaje ahora.
Cuando t creas una cuenta en el sitio ese t dan la opcion d enviar invitaciones para q sean tus amigos los mismos q tienes en hotmail, en yahoo... en una serie d sitios y muxa gnt le da a "aceptar" a todo sin mirar e invita a todos sus conctactos. Si ella aun t tenia en su lista de hotmail, hay tienes la explicacion. Ademas se envia un correo diciendo q t han dejado un mensaje cuando es totalmente falso, la otra persona no escribe nada, eso lo hace todo el tal badoo ese.

Te lo digo xq yo, al igual q tu me cree una cuenta xq me llegó esa invitacion, pero hace bastante ya y me enteré de como iba todo eso.

La verdad q no es una pagina para conversar, ai cada uno suelto q vaya tela... yo tal como me hice la cuenta la borre. En 10 minutos tenia mas de 25 tios diciendome burradas... jamas podre olvidarlo.

un beso!

16 de marzo de 2011, 21:26  

Un par de veces he recibido invitaciones a Badoo, pero como no tenía ni idea de quien las mandaba, las desechaba directamente.
No sé cómo funciona esa red, bueno casi que ninguna, pero leyéndote ahora me alegro un montón.
Y sin ser puritana ni escandalizarme con facilidad, reconozco que como a tí, esas situaciones me dan bastante asquito.
Ahora que menuda marcha, en 10 minutos diez o doce chicas. Quizá así alguno se pueda sentir más machito.
Desde luego qué pena,y como bien dices, cuánta energía mal encauzada.

Un abrazo.

16 de marzo de 2011, 22:07  

RESPIRANDO ENTRE PALABRAS.

jajaja, yo no le he querido dedicar este post a esos hombres tan delicados y dulces y que al parecer triunfan tantom no entiendo cómo, lo he querido dedicar a mi experiencia, que me ha parecido graciosa y que mira que bien si he conseguido que alguien se ría igual que yo me he reído de mí mismo.
Todo muy decadente, qué horror, jajaja.
Besos.

16 de marzo de 2011, 22:40  

NIEVES.

Totalmente, ese mensaje del "no sé quién te ha dejado un mensaje en Badoo" es falso, el tal mensaje no existía (se me olvidó decirlo) y solo es un reclamo para que te pique la curiosidad y te apuntes a la página esa.

Es una página de burradas y para quedar para tener sexo. Ha durado poco, solo 15 minutillos, pero será una de las experiencias y anécdotas que no creo que vaya a olvidar. Besos¡¡

16 de marzo de 2011, 22:43  

PARKER.

Te prometo que esos tíos me han dado asco, asco por lo que decían y asco por ser yo un chico también y porque sean capaces de decir semejantes burradas con tal de conseguir sexo. Claro que lo que me pone malo y del revés es pensar que habrás chicas que les gustará eso y que accedan a tener sexo con semejantes gañanes sin exigir algo más que músculos y capacidad de decir guarrerías. Allá ellas.

Y lo de la energía mal encauzada, tienes razón y lo mantengo. Si dedicaran 15 minutos a otra cosa pero con la misma intensidad, esto sería Jauja, jajaja.
Besos.

16 de marzo de 2011, 22:48  

Ja,ja,ja,ja,ja...¿Te lo dije o no te lo dije?Ahora que lo has comprobado en tus propias carnes sabrás que no exageré ni un ápice mi entrada,ja,ja,ja.Otra vez anota la contraseña como hice y en un minuto te has borrado.Te imagino y me vienen los recuerdos de mi angustiosa visita a Badoo,ja,ja,ja
Retomo el blog con calma.Quizás no pueda comentarte en todas las entradas.
Besotes ligón,ja,ja,ja

17 de marzo de 2011, 0:00  

MORGANA.

jajaja, vaya par de ligones que estamos hechos, jajaja, no me extraña, es que estamos como dos quesos, jajajaa.
Yo no dije que exagerases la entrada, de hecho podía pensar que la página esa se trataba de algo así lo único es que me hizo gracia lo de irte sola, a la luna, sin nadie y con un hombre de 30-40 años, jajajajaja, aun me parto de la risa cuando se me viene a la cabeza tu anécdota, jajajaa.

Pues sabes que me ha quedado gusanillo, jajaja, lo mismo otro día entro y a ver lo que me encuentro, jaja.

No te preocupes, visitar no es obligatorio y tú tienes todas las dispensas del mundo. Por lo menos, en mi blog. Besos.

17 de marzo de 2011, 0:12  

jaa..jaaa Me encanto tu respuesta para salir de tan " dudoso " espacio : " No doy la talla "!!!
Me encantaria saber cual fue la interpretacion que le dieron a esa palabrita ??? ( talla )en ese lugar donde se previlegia lo fisico y no la materia gris.
Mejor hubieras puesto que no tienes el perfil para permanecer en ese lugar tan especial.
cariños JotaEfe.

17 de marzo de 2011, 0:26  

ahhhh ! me quede intrigada, pues desconozco la experiencia de nuestra comun amiga Morgana..
Vere si me la cuenta.
besossssss y ojo : desde Blogger!!

17 de marzo de 2011, 0:29  

EMYLIA

jejeje, lo de la talla que lo interpreten como quieran, con que no me molesten más yo ya me doy por satisfecho.
Y ya sé lo que tengo que hacer si me llega algún mensajito de parte de Badoo, estar con las manos quietas, jajaja.
Besos.

17 de marzo de 2011, 0:30  

EMYLIA.

¿No la recuerdas? Pues la contó ella en su blog. Le pasó algo prácticamente parecido. Besos.

17 de marzo de 2011, 0:32  

Hola JotaEfe... jaa..jaaaaaa.
Morgana me paso el dato del post :
Redes Sociales !!!! Y es lo mismito
que te paso a vos. Me los imagino a ambos mirando hacia todos lados y
pidiendo : socorroooooo !!! saquenme de este lugar !!!. Estubo bueno que ambos nos hayan contado vuestra experiencia para no caer en la misma. Cariños Amigo.. ya es anecdotico el tema .. ya paso !! asi que tranki. Emy.

17 de marzo de 2011, 12:39  

SYLVIA.

jajaja, sí, ya ves, nos pasó algo parecido a los dos. Solo que ella dijo que yo no iba a ser suficientemente valiente de entrar allí y mira si lo hice y qué bien me salió la jugarreta, jajajaa.
Besos¡¡¡

17 de marzo de 2011, 18:12  

Jajaajaj, me has hecho reír un montón, jajaja. Yo también he recibido alguna que otra initación de Badoo pero tal como la recibía la borraba. No me interesan esos sitios.Pero tampoco sabía lo que se cocina por allí y por lo que se ve hay mucha hambre...qué pena!!!.
Nada Jota, espero pronto otra entrada de estas que me hagan reír.

Besos de colores

18 de marzo de 2011, 0:25  

Jota, por favor, dale un recadito a Morgana.
Hace días que intento entrar en su blog, me sale la presentación y oigo la música, pero de ahí no paso. No puedo leerla.
Haznos de puente, anda.
Y si lo lee ella, desde aquí le mando un abrazo.

Gracias.

18 de marzo de 2011, 1:42  

PRINCESA.

Allí no se cocina nada porque están todos demasiado hambrientos, jajajaj.

Me alegro de que te hayas reído, ese es el mejor premio para mi entrada.

Besos con olorcillo a primavera¡¡¡

18 de marzo de 2011, 17:01  

PARKER.

Recadito dado.
Besos.

18 de marzo de 2011, 17:01  

PARKER.

De todas formas no creo que haya de qué preocuparse. A mi eso me pasa muchas veces, no puedo entrar a algún blog y al día siguiente sí. No sé por qué me pasa. Prueba a ver si tienes más suerte hoy y si no entonces sí que va a ser algo serio¡¡¡

18 de marzo de 2011, 17:02  

Asombradita me has dejado, si supieras que a una servidora le han llegado invitaciones de ese "lindo" lugar que mencionas, claro que yo las tiro todas a la papelera. Hace tiempo me abrí una cuenta en Sonico, fue por ver las fotos de una amiga, pero hijo al poco me empezaron a llegar invitaciones de señores, más o menos de mi quinta, y ya me empecé a mosquear, así que fuera, no quiero saber de tener cuentas en otro lado, pero la verdad es que no me explico que exista tanta gente rara, porque hijo, para mí son raros. Eso sí, como siempre lo relatas muy bien, y se pasa un rato bueno leyéndote. Tú no aceptes invitaciones raras, mira que hay mucha loca suelta, je, je. Besitos y buen fin de semana.

18 de marzo de 2011, 17:29  

Voy a casa de Parker.
Besos.

19 de marzo de 2011, 0:22  

Me acuerdo de esa chica y de las perlas que te dijo en ese momento,¿se llamaba Celia?,¿o Celia era una prima tuya?
El caso es que la gente anda desesperada y a la caza de sexo gratis sin tener que pagar¡
Yo misma me cansé del messenger y de agregar desconocidos porque o te pedían cam o te la ponían sin tu pedirsela y uno una vez hasta me sacó la pirula ahí y se puso a tocarse,jajajaj y yo lo borré,pero antes me reí un rato,ajjajaj
çBesos.

19 de marzo de 2011, 19:40  

CUÉNTAME UN CUENTO.

Sí, lo leyó todo el mundo y, luego, por Messenger siguió insultando y eso solo lo leí yo. Celia es prima mía y no fue ella. Fue otra.

jajaja, ese sería como la canción esa que dice eso de que "todas las mañanas, cuando me levanto, tengo la pirula más dura que un canto", jajajaja. Y se quiso desahogar contigo, qué gente más cerda por favor¡¡

Besos

19 de marzo de 2011, 19:43  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal