Blogger Template by Blogcrowds.

¿Para qué?

Pero, ¿para qué?; ¿Para qué tanto suplicar, tanto ir detrás, tanto invitar, tanto dejarme ver, tanto perder el tiempo en conversaciones estúpidas que no me llevan a ninguna parte?

¿Por qué me complico yo tanto la vida, pensando en esto y en aquello, si yo, tal y como estoy ahora mismo, soltero de oro, estoy más feliz que una perdiz?

Claro. Ustedes me dirán que no hay nada como vivir el amor, ser conscientes de que otra persona de fuera de la familia nos ama y sentir todo ello en nuestras propias carnes. Es maravilloso comprobar que esa persona es feliz a nuestro lado, que le gusta estar con nosotros y que se siente realizado con poco que se le de a cambio. Es una gloria ir con ella de acá para allá, bebiendo la vida a sorbitos pequeños, disfrutando de buenos y de inigualables momentos y, sobre todo, sentir que para esa otra persona no hay otra como nosotros.

De todos modos, el mundo está muy mal repartido. Mientras Paquirrín y otros especímenes fruto de la (in)volución humana disfrutan de gratas compañías -aunque me temo que son solo gratas para los ojos; no dan para más-, aquí me tienen ustedes de soltero de oro siendo, como soy, un partidazo. Dicen que tocamos a no sé cuántas -perdonen la indefinición- mujeres por hombre. Como sigamos así supongo que, en mi caso, se referirá al cómputo de enfermeras que me cuidarán cuando esté ya en las últimas; todas para mí.

De momento, ya saben ustedes, mis experiencias son más para reír que para tomárselas en serio. No les mentaré el misterioso caso de la chica que no reacciona ni aunque la invites al mismísimo Pincho de Castilla. La invité antes de Navidades a comer en un sitio modesto, que uno es becario; y aquí seguimos, sin la invitación en pie porque le dio trombosis de tanto esperar en la misma postura. Total, que si quiero que una mujer vaya detrás de mí, tendré que adelantarla.

Por eso, ¿para qué quiero yo todos estos quebraderos de cabeza que, dependiendo de por dónde les de por salir, te hacen sentir una mierda integral?

La soledad no es nada malo. Es un estado más que, si te toca en suerte, debes aceptar y llevarlo de la mejor manera posible. A mí no me cuesta, me encanta quedarme solo en casa porque me quedo solo, es decir, no aprovecho para organizar guateques, ni fiestones orgiásticos. Eso no me va. Y, luego, cuando mis padres vuelven, me toca las narices porque ya no puedo vivir a mi gusto sino bajo las condiciones de mi sufrida madre. Y paso unos cuantos días bastante malos, aclimatándome a la nueva situación. No comprendo el pavor que mucha gente tiene a vivir sola, a estar sola en casa, a necesitar incluso a alguien a su lado para (sobre)vivir o imaginarse el futuro. La soledad es fiel, te comprende, no se queja ni reprocha nada, te escucha, no se va si los demás nos abandonan, te da libertad y respeta tus santas decisiones.



No hay de qué quejarse por estar solos. ¡Los que así estamos tenemos un tesoro y nos ahorramos mil dolores de cabeza!

17 guarrindongos tienen algo que decir:

Que bien siempre le pones ese buen toque de humor. Jajajajaja....
Pero si tienes razón en algo, y es que:
La soledad se debe saber llevar, puede ser "Una buena posibilidad para vivir ".
Por ahi dicen que es mejor estar solo que mal acompañado.

Abrazos y sonrisas

10 de febrero de 2010, 2:53  

Ay JotaEfe

Has tocado varios temas en uno. Respecto a los Paquirrines, estoy convencidísima de que si no tuvieran la cartera y el nombre que tienen, no se comían un "torrao". Puedes estar seguro.

En cuanto a la soledad, es una extraña compañera. Si la buscas, no puede haber nada mejor; claro que si se apalanca en tu vida, llega un momento no te la quitas de encima ni con agua hirviendo. Y no hay nada peor que vivir con quien no quieres.

A mi me encantaba y me encanta quedarme sola. Nadie me exige, ni me gruñe por nada, me levanto cuando quiero y me acuesto cuando me da la gana; pero una cosa no convivir con nadie y otra estar solo y no tener con quien compartir lo que te ocurre. Sea bueno o malo.
Siempre necesitamos de alguien. (Creo)

Besos de miércoles nevado.

10 de febrero de 2010, 8:41  

mira juanito, yo siempre o casi siempre he vivido sola, con mis hijas pero sin apenas pareja, y digo sin apenas, porque la verdad es que ni pena ni gloria, mas un malestar que un bienestar, y que todo llega, de alguna o otra manera llega, yo disfruto de mi tiempo, disfruto con mis cosas, es verdad que a veces sufri la soledad, pero era porque estaba dañada con el mal amor, por lo demas, vivo en la gloria bendita con mi libertad, un abrazo y ya veras que pronto nos va a salir un amor que vale un riñon, jajaja

10 de febrero de 2010, 16:16  

MARÍA JIMÉNEZ.

Pues sí, la verdad, si no le pusiéramos a la vida ese toque de humor y de sarcasmo creo que muchos ya nos habríamos cortado las venas. Hay que saber reírse de uno mismo y de todo lo que nos pasa. Es la mejor terapia para vivir.

Independientemente del refrán que citas, la soledad no deja de ser un estado civil más al que hay que aprender a adaptarse si no tienes oportunidad de vivir de otra manera. De momento, lo confieso, no la cambio por nada. Y si se cambia algún día entiendo que deberá ser porque merezca sensatamente la pena.

Un saludo¡

10 de febrero de 2010, 16:40  

ARDILLA ROJA.

Es verdad, tenemos que diferenciar eso. Yo en soledad vivo perfectamente, sin pareja; pero no podría vivir sintiéndome solo en el mundo, sin padres, sin amigos, sin personas con las que hablar... Esta última sensación es muy desagradable, la he pasado alguna que otra vez, y no se la recomiendo a nadie.

Yo me refería en esta entrada a convivir sin nadie, en soledad. Que se ve como algo intrínsecamente malo o perjudicial por la gran mayoría de la gente pero que no tiene por qué ser así. Lo que tampoco me gustaría es que, si me tocara vivir así, me convirtiera con el paso de los años en un viejo gruñón y verde que no se soporta ni a sí mismo, jajaja. Espero que no, jajaja.

Besos¡

10 de febrero de 2010, 16:43  

AMELIA

Pues claro, Amelia, la soledad también se puede disfrutar. Aunque tampoco debe servir de excusa para cerrarse en banda y no estar dispuesto a conocer a nadie o a que alguien entre en nuestras vidas y las "revolucione". Que sea lo que tenga que ser y que venga lo que tenga que venir, disfrutemos de este momento de libertad y ya veremos lo que haremos con el futuro y con lo que este nos traiga, no? jejeje.

Un beso fuerte¡

10 de febrero de 2010, 16:45  

¿Para qué?
Para escuchar y ser oído.
Para amar y ser amado.
Para compartir.
Para convivir.
Para sentir.
Para respetar.
Para ser feliz.
Para ......
Para......
Para......
Para muchas cosas buenas.

Besossssssssssssss

10 de febrero de 2010, 18:32  

Te diré que nunca es tarde si la dicha es buena... aquí tienes a uno que se casó a los 40, para que antes, la vida es para vivirla al momento, disfrutar lo que se tiene y cuando llegue el día... jajajjaj cupido te flechará o como se diga y ya veras que pupa.

Un abrazo y gracias por hacerme sonreir.

10 de febrero de 2010, 20:43  

NEFERTITI

Cierto, no te lo voy a negar, pero lo que quiero decir es que solo no se tiene por qué vivir tan mal como dice la gente que se vive. Todo es amoldarse y encontrar lo positivo que cada cosa y situación tiene y disfrutarla al máximo.
Y si tiene que venir otra cosa, pues que venga y a ver lo que pasa, jajjaa.
Besos¡

10 de febrero de 2010, 20:52  

EMILIO

No sé si yo me casaré a los 40 o a ninguna edad, no llevo buenos pasos para eso jajaja, pero quizá me case. Desde luego, no vivo mal tal y como estoy ahora, disfruto de todo y le encuentro muchas cosas positivas. Sobre todo, la soledad me fuerza a hacerme a mí mismo, a hacerme todos los días sin creerme dependiente de nadie y, por tanto, más maduro y más hombre del siglo XXI, jajaja.

Me alegro, por supuesto, de que te lo pases bien entrando al blog. Espero que siga ocurriendo.
Un abrazo fuerte¡

10 de febrero de 2010, 20:54  

Hombre Jota, si la compañia te amarga la vida, pues si mejor solo ¿pero cuando llegue tu amor de verdad, el que te haga sentir el centro del universo?, entonces ya verás que merece la pena. Todo llega por si solo, seguro.
Besinos.
(hoy tampoco puse la música, jeje, lo siento pero a veces me "matas" con según qué música).

10 de febrero de 2010, 21:14  

Jota, hay que vivir a tope cualquier etapa de nuestra vida y tú lo haces, así que genial.
Es bueno vivir en pareja cuando hay amor, admiración y respeto Pero también está muy bien vivir en soledad, te permite conocerte mejor, hacer de tu vida lo que te dé la gana sin tener qué pensar si a la otra persona le sentará mal lo que haces.
Si te sirve de algo, viví en pareja muchos años nefastos, Después apreveché a tope (jijiji) mi libertad y ahora vivo de nuevo en pareja enamorada y relajada.
Todo está bien, lo importante es que elijas tú,tu modo de vida.
Mi amistad, siempre
Un beso, amigo

10 de febrero de 2010, 23:48  

FABIA

Supongo que sí, que si llega esa persona me hará cambiar mi visión y mi opinión de las cosas y me hará estar dispuesto a cambiar la soledad por su compañía. POrque sentiré que me merecerá más la pena y estaré más cómodo.
LO importante es ser feliz con lo que se tiene y como se está y, de momento y a grandes rasgos, yo lo soy.
Saludos.

11 de febrero de 2010, 1:20  

EMIBEL

Sí, eso es lo importante y, además, aprender de todas las experiencias por las que hemos pasado en nuestras vidas. Convertir lo negativo en positivo y disfrutar de las consecuencias que tuvo lo positivo.
Besos¡¡

11 de febrero de 2010, 1:21  

Bueno... mira q nos complicamos la vida! Trata de ser feliz con lo q eres, con lo q tienes. Cambia lo q no te guste. Y lo q tenga q venir, ya vendrá.
Besicos.

11 de febrero de 2010, 8:47  

SARA

Efectivamente, ese es nuestro problema esencial: que nunca somos felices con nada. Y no, nos tenemos que dar cuenta de que se puede ser feliz con poco, con lo justo y necesario, viviendo como vivimos y cambiando aquello que no nos guste.
Un beso¡

11 de febrero de 2010, 13:01  

Llevo unos días, que mejor ni los cuento. La soledad es una amiga que no te abandona, se pueden hacer muchas cosas con ella, yo los deberes como mejor los hago es solita y Dios y el ángel de la guarda, je, je, eso me lo decía un amigo gaditano, que según él es la mejor compañía, los trabajos estos de las camisetas, también sola, que de lo contrario no doy ie con bola. Tu disfruta de ella ahora que puedes, verás que pronto te van a rifar las chicas, si es que hay muchas que tienen problemas de vista, al igual que yo, pero ellas por presumir no se ponen gafas, por eso no te ve, pero todo se andará. Buen fin de semana, a ver si me puedo pasar a leer lo otro. Besitos.

12 de febrero de 2010, 1:49  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal