Blogger Template by Blogcrowds.

No me ha tocado nada en el sorteo de ayer. Vamos, como todos los años, ninguna novedad. Pero no se vayan ustedes a creer que mi mala suerte en el juego significa, como contrapartida, que soy afortunado en amores. No es por ser humilde pero en eso tampoco estoy muy ducho, a pesar de tener nombre de galán y seductor. Ayer, sin ir más lejos, eme me decía que todos tenemos nuestro punto. Después de darle vueltas a la cabeza pensé que claro que yo tenía un punto. Debía ser el punto de cruz o el punto de vista porque lo que es el punto de fusión no lo alcanzo con nadie.

El caso es que me he puesto a escribir aquí para hacer un balance del año que estamos a punto de cerrar, so pena de que en estos ocho días que nos quedan pase algo que me termine de joder o alegrar, según, mi gris existencia.


Yo creo que ha sido un año normalito. Lo empecé muy seguro de lo que quería: investigar, hacer mi tesina y seguir después con mi tesis. Y lo acabo con mi tesina presentada y dudando de todo, viendo el futuro universitario más negro que el regaliz y contemplando otras posibles -e igual de (im)posibles hoy por hoy, curiosamente- salidas. O sea, echo un lío y un tanto nervioso y desesperado, cegado por la incertidumbre, diría yo.

Tan confiado estaba yo en mis posibilidades y en mis ganas de trabajar que presenté comunicaciones en un par de congresos y, según pasaban los meses, también tuve la ocasión de publicar mis primeros trabajos de investigación. Lejos de mi intención está tirarme el pisto ante ustedes, pues esas primeras publicaciones y comunicaciones eran acordes a mi incipiente nivel investigador.

Dos únicas salidas hice en todo este año, ninguna en verano. Éste lo empleé en escribir la tesina. Esas dos salidas casualmente las hice a mi tierra. La una en marzo, cuando se cumplía el primer año del fallecimiento de mi abuela. Las calles de Cartagena, su banco favorito del Paseo Alfonso XIII, la carnicería, la frutería y su vecindad sin ella me parecieron terriblemente frías, desoladoras. Hasta hice fotos. Fue toda una impresión volver allí y ser consciente de que ella ya no estaba. Ella lo era todo, lo llenaba todo; hasta la calle.

Y recuerdo que un poco antes me quité el negro que llevé por ella desde marzo del año anterior. Fue por enero-febrero. Antes, me resultaba imposible verme vestido de colores. No me veía. Y si no te ves de una manera, es imposible por más que lo intentes. Pero en enero-febrero lo pude hacer y lo hice. Había superado el largo duelo y, quizá desde entonces, ya lo aceptaba con una mayor naturalidad. Observaba que mi abuela va conmigo a todas partes, me aconseja, me habla, me cuenta. Tiene poderes. Allí donde estoy yo, está ella; y antes, cuando vivía, no ocurría eso. Si hoy me voy a tal sitio, ella se viene conmigo. Y si ustedes vieran las conversaciones que tengo con ella cuando me quedo solo en casa ..., pensarían que estoy para ingresar en el loquero y no salir de allí.

El otro viajecito fue a finales de octubre. Estuve entre Torrevieja y Cartagena, para asistir a la presentación de un libro sobre el Poblado de Refinería del Valle de Escombreras (Cartagena); en una de cuyas páginas sabía que iba a aparecer una foto de mis abuelos maternos, inmortalizados así para la posteridad.

Y
como no hay mal que por bien no venga, quise huir de la soledad recurriendo a una buena gente que conocía. Que solo conocía realmente, pues los había tratado no mucho. Yo tenía 25 años y tenía que salir, conocer gente y mundo, darme a conocer a la vez y vivir, reír, sentir, sufrir, llorar..., o sea, hacer lo que apenas había hecho hasta entonces por sorprendente que parezca. Y el 2009 me los ha traído en bandeja de plata; me ha dado el inmenso placer de re-conocerlos más profundamente y pasármelo estupendamente con ellos.


Y, por supuesto, el 2009 me trajo este blog y la oportunidad de "intimar" con esos nuevos amigos y, por otro lado, con otros que no conozco en persona pero cuyas entradas trato de seguir puntualmente. Ha sido un placer. Espero que en el 2010 lo siga siendo.
Imagen: ajedrez32.com.

18 guarrindongos tienen algo que decir:

Madre mía... Yo prefiero no hacer balance porque temo que me descuadren los números. Lo empecé regular, lo seguí peor, y lo termino. Lo bueno que tiene el tiempo llegada una edad es que se pasa deprisa y cuando pasas un túnel, el final también llega pronto. Lo jodido (con perdón) es no saber qué te vas a encontrar a la salida.

Yo deseo que el 2010 sea sensiblemente mejor porque jodito con el 2009. El año mas negro que he pasado en mi vida.

Muertes de familiares, enfermedad, inseguridad laboral... y de amores... bah!, eso no existe.

En unas horas salgo de viaje y maldita la gana que tengo. En fin, disfruta lo que puedas.

Besos

23 de diciembre de 2009, 19:27  

Y aqui estaremos, señor, or supuesto que estaremos. El 2009 ha sido para mi un año demoledor, pero aqui me tienes con mas paciencia que un santo y con una sonrisa dentrifica, blanqueada a base de dentista!!!
Jaaajajaaa.
Un fortisimo abrazo.

Ps. El 2009 me dio la oportunidad de conocer a un grande como tu.

23 de diciembre de 2009, 19:32  

Bueno.. dicen que bien está lo que bien acaba, era así o invento? :P
A pesar de todo, que repollos ( no voy a usar lo que sería su femenino ) hemos tenido todos, creo que lo mejor es descartar, cuanto menos echar a un ladito lo menos bueno y hacer brillar lo que de verdad ha merecido la pena.
Tampoco ha sido un año demasiado bueno para mí, pero como tú, me llevo mucho de la blogosfera, evidente tú entre ellos..
Tendremos tiempo de seguir leyéndonos antes de que acabe el año, de momento te dejo un " Feliz Navidad ".. a vivir que son dos días!
Un abrazo J.

23 de diciembre de 2009, 20:38  

A mi eso del balance me suena a inventario de supermercado, o algo asi. El uno de enero pasaré la hoja del calendario como de julio a agosto, lo que ha pasado pasado está y lo demas sucedera cuando tenga que suceder.
Y no sigo que igual me pongo muy metafísica (que no tengo ni p. idea de lo que es pero suena bien).
Hala besinos.

23 de diciembre de 2009, 21:19  

No quiero hacer balances. Esto de vivir es así: hay temporadas buenas, regulares, malas y asquerosamente horribles. Pero no hay mal q cien años dure, ni cuerpo q lo resista. Así q lo pasado, pasado. Y a esperar lo mejor en el futuro, y a currar duro para hacerlo posible, q no le vamos a echar la culpa de todo a la suerte.
Un beso, brindo por ti.

23 de diciembre de 2009, 21:49  

Pues ha dado para muchas cosas este año, eso siempre es buena noticia ;)

Ahora toma nuevo rumbo y a hacer un 2010 de cine, pero sin olvidarse de lo vivido, ¡con todo lo aprendido en la maleta, como Labordeta! JIJIJIJI. Besazos, salao.

23 de diciembre de 2009, 22:29  

ARDILLA ROJA

Pues sí, espero que el 2010 te sea mejor que el 2009 que, visto lo visto, me da que no va a ser difícil. Quiero decir, que mucha mala suerte será si el 2010 supera al 2009 en malas cosas.
Que tengas un buen viaje y que te lo pases bien. Si pasas por Cartagena, saluda, jajaja.
Besos¡

23 de diciembre de 2009, 23:08  

FETE

Ay, Fete, tú bien sabes que al mal tiempo dicen que hay que ponerle buena cara. Y esa sonrisa la tenemos que sacar siempre, con más o menos gana, pero hay que salir para adelante y esperar que los próximos meses sean mejores. Eso te deseo.

Y, por supuesto, muchas gracias por lo que me dices. Me vas a ruborizar, jajajaja¡¡ Abrazos¡¡

23 de diciembre de 2009, 23:09  

UNA MÁS

Tienes razón, hay que quedarse con lo mejor, con lo más positivo y descartar aquello que nos ha traido por la calle de la amargura y/o que nos ha hecho padecer. Aun así, este es mi balance, para ser sinceros. Ya ves, un año ni bueno, ni malo, normalito después de un 2008 que fue terrible para mí.
Besos y felices fiestas para tí también¡

23 de diciembre de 2009, 23:11  

FABIA

Claro, si da igual. Realmente, cambiar de año no significa nada. Solo pasar una hoja del calendario, seguir madrugando, seguir teniendo que cocinar y hacer los menesteres diarios y, por supuesto, tener que enfrentarse a lo que cada día nos vaya poniendo por delante. Besos¡

23 de diciembre de 2009, 23:12  

SARA

Yo también brindo por tí y por lo que está por venir, que espero que sea bueno para ambos. Besos.

23 de diciembre de 2009, 23:13  

EME

Bueno, muchas cosas... No sé, yo creo que ha sido un año intermedio, ni mucho, ni poco, ni muy bueno, ni muy malo, pero un poco aburrido. Salvo los últimos meses, que sí han tenido mayor movimiento, tú ya me entiendes por qué repollesca razón lo digo..., jajjaja.
Y ya que lo hemos tenido que pasar, habrá que vivir el futuro sin desperdiciar lo aprendido por el camino. LO que no sé es si me saldrá un 2010 de cine o de sainete, ya veremos, jajaja.
Besos¡

23 de diciembre de 2009, 23:15  

El 2009 no ha sido el mejor año, así que menos mal que se acaba. Espero que el 2010 sea mejor y seguro que estaremos por aquí, gracias a la blogosfera nos deshagomos y además ha servido para conoceros.

24 de diciembre de 2009, 11:07  

Yo querido ya hice testamento, a partir de ahora, viviré.

Mejor o peor fue y será un año más, me toca seguir luchando, no para sobrevivir o ser feliz, nooo.
Para VIVIR.
¿Me acompañas? ... con o sin balance VIVE.

Feliz noche corazón.
Mil besos siempre.

24 de diciembre de 2009, 13:50  

DAVID

Pues eso espero para mí y para vosotros, que a ver si el 2010 es un poquico mejor que el 2009. Pero, sobre todo, que no dejemos de vernos por aquí, sería una lástima dejar de conocernos. Un abrazo fuerte¡

24 de diciembre de 2009, 17:15  

SILENCIOS.

Es mejor, de la mejor o de la peor manera, hay que seguir viviendo. Y bueno será porque lo contrario, no vivir o hacerlo mal, es una idea que ya me gusta menos, jejeje.
Claro que te acompaño y que quiero que estés ahí para animarnos mutuamente cuando lo necesitemos.
Que lo pases muy bien y que entres con muy buen pie en la Navidad. Besos¡

24 de diciembre de 2009, 17:17  

Mañana te leo, ahora sólo desearte una muy Feliz Navidad junto a tu familia. Besitos.

24 de diciembre de 2009, 21:05  

Me gusta cumplir las promesas, ya te he leído, que quieres que te diga, tampoco está tan mal, al menos ya terminaste tu tesina, puedes estar tranquilo, la incertidumbre, con la que está cayendo es casi normal, pero relájate, seguro que en el nuevo año las cosas irán mejor, yo hijo prefiero ser optimista, lo que no quiero es hacer balance del mío, la verdad es que he tenido de todo un poco, y lo acabo cansada de tantos problemas, eso si, espero que en 2010 se me solucionen un montón de cosas. Lo mejor del año, sinceramente, creo que son los buenos ratos que he pasado con todos mis amigos virtuales, unas veces me han hecho reír, otras llorar, pero nunca me han dejado indiferente, eso si ha sido toda una experiencia por tercer año, y espero que si Dios lo quiere, sean muchos más. Besitos.

26 de diciembre de 2009, 0:10  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal