Blogger Template by Blogcrowds.

Servir.

Es inevitable, o eso parece, hacer balances cuando se acaba el año y, sobre todo, mirar al año que poco a poco tenemos más cerca con nuevos propósitos y energías renovadas. Es, si cabe, lo mejor que tiene la Navidad, cuya vertiente sentimental y aquello de acordarse de todos los que no están, no soporto desde hace un tiempo.

Como ya dije y tuvieron ocasión de leer, mi 2010 fue un año redondo, perfecto y que tenía pinta de terminar igual que empezó: lleno de nuevos proyectos, rodeado de buena gente y viviendo al día.

El caso es que pienso en lo que será el 2011, en lo que quiero hacer, en nuevas cosas que podría intentar, en nuevos mundos que explorar y en cosas que seguramente me ocurrirán de forma inesperada y veo que todo es -o debería ser- mucho más simple. Que no vale de nada prepararse o idear mil cosas por hacer y planes por cumplir, si no asumimos ciertos simples servicios que deberíamos hacer, si descuidamos a los amigos, si nos creemos superiores cuando no somos nadie o si vamos sembrando discordia por ahí. Es lo que nos viene a decir Gloria Fuertes en un poema que me encontré el otro día y que me gustaría tener presente a lo largo de 2011.

¿SERVISTE HOY?

Donde haya un árbol que plantar,
plántalo tú.
Donde haya un error que enmendar,
enmiéndalo tú.
Donde haya un esfuerzo que todos esquiven,
acéptalo tú.

Sé el que apartó del camino la piedra,
el odio de los corazones
y las dificultades del problema.
Hay la alegría de ser sano y justo
pero hay, sobre todo, la inmensa alegría de servir.

Qué triste sería el mundo si todo en él
estuviera hecho.
Si no hubiera un rosal que plantar,
una empresa que emprender.
No caigas en el error
de que sólo se hacen méritos
con los grandes trabajos.

Hay pequeños servicios
que nos hacen grandes:
poner una mesa,
ordenar unos libros,
peinar a una niña.

El servir no es una faena de seres inferiores.
Dios, que es fruto de la luz, sirve.
Y te pregunta cada día: ¿serviste hoy?

Gloria Fuertes


Creo que es un buen propósito, posiblemente el mejor, el de empezar el año con la inmensa "directriz" de servir y darse, de paso, una tan saludable lección de humildad. Esto tiene pinta de funcionar.

9 guarrindongos tienen algo que decir:

El poema precioso. Y si fuéramos capaces de llevarlo a rajatabla, como si fueran los diez mandamientos, mejor nos luciría el pelo.
Venga nos ponemos a ello. En el año que empieza, ya sabes que para mí cada año empieza por la mañana del día siguiente, intentaremos si no cumplir todo eso, al menos un poquito, pensar en ello, y antes de cabrearnos, aceptar que es cosa nuestra.
Pero de tí para mí que no funciona mucho. Que siempre hay alguien que te jode los buenos propósitos.
Pero que no sea yo la primera, me lo apunto y me pongo a ello.

Un abrazo

19 de diciembre de 2010, 19:36  

Hola Jota
En primer lugar decirte que estás sumamente perdido, ayyy dónde andarás que ni el pelo se te ve, jajaj.
Si una persona no es humilde jamás lo podrá ser, por mucho que intente acambiar creo que no logrará el objetivo.
El que no sabe dar o no le da la gana de dar, seguirá siendo toda la vida un egoistón.
Antes me preocupaba los comienzos de año, pensaba que sería mucho mejor que el anterior, pero ahora me doy cuenta de que el 1 sólo es una continuación del 31. Si te acuestas con un problema, seguramente amanezcas con ese mismo al día siguiente.
Para que algo funcione, e propósito debe ser tuyo, mirar las cosas de forma positiva, reírte del mundo, antes de que el mundo se ría de ti.
De todas las maneras
Te deseo feliz navidad
Y te mando besos de colores con un carro de sonrisas

20 de diciembre de 2010, 0:33  

Eso de servir está muy bien, pero......también mola que te sirvan aunque sea una semana al año, jajajajaja.

Ahora en serio, creo que los santos no existen.
Besosssssssssssss

20 de diciembre de 2010, 18:08  

PARKER.

Pues sí, no digo que no, pero tampoco se puede como bien sugieres dejar de hacer las cosas buenas y bien hechas porque los demás no las hacen. Si no las hacen, que no las hagan. Que da rabia, pues sí. A veces más, a veces menos.
Pero eso no tiene que llevarnos a imitarles.
Si no queremos servir, no sirvamos. Pero tampoco no convirtamos en gente que no sirve porque los demás no sirven. Y nos tiramos a la fuente porque los demás se tiran.
Un beso fuerte!

21 de diciembre de 2010, 0:40  

PRINCESA.

Pues sí, ya digo. Los egoístas siempre lo serán pero hay quienes tienen la capacidad de reflexionar sobre sí mismos y darse cuenta de si están siendo egoístas o no. Yo reflexiono y no me gustaría serlo.
Que no soy quien más sirve y un modelo a seguir, eso desde luego. Pero esta entrada viene a ser una metáfora. El año empieza cada amanecer desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre y lo que tenemos que hacer es tratar, al menos, de ser mejores.
Eso no lo hace mucha gente por lo que ya es demasiado si albergamos algún pensamiento al respecto e intentamos mejorar.
Que sigamos así en 2011.
Besos y piruletas!!

21 de diciembre de 2010, 0:43  

NEFERTITI.

Yo creo que es mejor que te sirvan después de haber servido. Es como mejor te sientes.
Si los demás no quieren servir, que no lo hagan. Pero que tampoco exijan. Besos.

21 de diciembre de 2010, 0:45  

Un camarero del hotel de Benalmádena, donde estuvimos este año de vacaciones, nos decía cuando un cliente extranjero se marchaba de la barra del chiringuito.

Que él era servicial, porque entre otras cosas le pagaban para ellos, pero que de servilismo nada de nada, que nunca se dejaría humillar porque un cliente pagara una semana de estancia en el hotel.

Y yo digo los mismos, servir sí pero servilismo no.
Que cada uno eche sus cuentas y haga sus balances este año para saber si ha estado bien o "necesita mejorar".
Un abrazo

21 de diciembre de 2010, 6:08  

Jota,muy hermoso poema,pero para recibir primero hay que dar y he reibido tantos palos en mi vida...que al final sigo siendo la tonta que ofrece y no recibe.Eso agota.
Besos Jota

21 de diciembre de 2010, 21:14  

Precioso poema, a mi me encanta Gloria Fuertes, la gente piensa que era la contadora de cuentos para niños, pero yo hace mucho que descubrí una mujer maravillosa y muy profunda. Me perdonas que no lea más, llevo dos días sin poder pasar, ya me pondré al día, sabes que me gusta leerte. Besitos.

21 de diciembre de 2010, 22:50  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal