Blogger Template by Blogcrowds.

Isaac Peral.

Si de un investigador, científico e inventor español olvidado hay que hablar, ese no es otro que Isaac Peral y Caballero (1851-1895), cartagenero y a la sazón inventor del submarino de autopropulsión eléctrica botado en Cádiz en 1888. Olvidado y, además, maltratado o menospreciado por la gente de su tiempo. Gente que, como verán, ya en el siglo XIX se dedicaba al deporte favorito de los españoles: la envidia y el pisoteo masivo a quien destaca un pelín y, de paso, afear nosotros mismos el mayor logro de la marina española de todos los tiempos. Que no hace falta que vengan de fuera a tirar por tierra lo que hacemos aquí, que para eso los españoles nos bastamos y nos sobramos como los que más.

Aun así, sin lugar a muchas dudas, el submarino -o aparato de las profundidades como lo llamaba su inventor- se trata de la aportación más revolucionaria al mundo de la navegación en general y de la guerra en particular de los últimos tres siglos. Nuestro inventor murió olvidado, en tierra extraña y sin los reconocimientos que habría merecido un cerebro brillante como el suyo.

Aun reconociendo que saber quién fue Isaac Peral no da para comer, ni da trabajo, ni nos ayuda a sacar adelante a los zagales todos los días, ni es una cuestión que se haya revelado vital para la continuidad del género Homo sobre la faz de la Tierra, eso no quita para darse cuenta de que, a pesar de su invento, la figura del "profundo" Peral pasó y sigue pasando totalmente desapercibida. Y lo que duele más es que lo conozcan mejor en el extranjero, por la expansión de su invento por todo el mundo, que en nuestro país. En casi todas las ciudades españolas, supongo -al menos en las que yo conozco-, hay calles con su nombre pero eso no garantiza que se sepa por qué es merecedor de ese honor. Y no digamos en su tierra, en uno de cuyos cementerios descansan desde 1911 sus restos en un mausoleo descuidado y que desmerece a quien da sepultura, aparte de una calle, un instituto, un barrio que llevan su nombre y una fuente con el auténtico Submarino Peral desde 1965 que, desde que la conozco, anda dando tumbos en el muelle de Cartagena.

Pero, gracias a Dios, siempre hay gente que mantiene viva la memoria de las sociedades que poco a poco o rápidamente -según se haga queriendo o no- se olvidan de esto o de aquello y, muy gratamente, encontré este documental en YouTube en el que se ofrece una imagen general, muy interesante y formativa sobre su vida, su carrera profesional, cuándo y cómo surgió su invento, cómo quedó olvidado su apartato en Cádiz cuando Isaac Peral causó baja en la Marina a partir de 1890 habiendo recibido todo tipo de insultos, calumnias y críticas destructivas sobre su invento, qué otros inventos protagonizó y patentó -acumulador eléctrico, varadero radial para buques de gran tonelaje, proyector de luz articulado, ascensor eléctrico, ametralladora eléctrica-, la fama que alcanzó su submarino y su propio nombre por todo el mundo y, en suma, la figura de uno de los personajes que es ineludible citar para comprender el mundo en que vivimos y que, tal y como lo conocemos hoy, se empezó a moldear a partir de ese fascinante, exaltado, revolucionario, científico, inquieto y romántico siglo XIX.

Son ocho vídeos. Cinco sobre el protagonista:

Isaac Peral, la ilusión como proyecto (I)

Isaac Peral, la ilusión como proyecto (y II)

El Peral supera todas las pruebas

Peral, científico revolucionario

La fama de Peral en el mundo

Y tres entrevistas a dos militares -Pedro Curto y Diego Quevedo, suboficiales de la Armada y submarinistas- y al cronista oficial de la ciudad, José Monerri:


Por eso se lo pongo hoy sábado, para que lo disfruten este fin de semana si no tienen nada mejor que hacer.

Imágenes: wikipedia.

6 guarrindongos tienen algo que decir:

Te he leido. Los vídeos, como tu dices los dejo para mañana.
Mi padre no fue a la escuela. Mi hermano hizo la mili en Cartagena. Y fuimos a la jura de bandera, con la idea fija de mi padre de ver el submarino de Peral. ¿qué te parece?. No sé quién se lo contó. Pero el lo sabía.
Mientras haya gente como tu y como mi padre, todos los que tiran piedras tendrán que buscar más, porque nunca tendrán suficientes.

Mañana sigo.

Buenas noches.

16 de octubre de 2010, 23:06  

Hola Jota
He hecho toda la tarea, me he visto los videos, pero hay uno, el penúltimo que no se eschucha, al menos en mi pc. Son interesantes y dan muy buena información. Bueno la tuya tampoco es nada despreciable porque es bastante descriptiva.
Me ha hecho gracia eso de la envidia y del pisoteo, pues si, por desgracia existe mucha envidia y eso no es un sentimientos nada bueno porque el que lo padece es más bien alguien que está insatisfecho consigo mismo.
Hombre!!! todos tenemos eso que llamamos envida sana, pero no es malo. Si te toca la lotería, joo yo me alegraría, pero también me daría un poco de envidia.
Es cierto que se le dió la espalda y que le pusieron un montonazo de trabas...los intereses políticos y económicos siempre han existido.
No conozco muy bien San Fernando, aunque tengo bellos recuerdos, pero creo que existe un instituto y alguna que otra calle. No sé, no te lo puedo decir cierto, pero me suena. A lo mejor lo busco en el callejero que tengo y te lo digo otro día.
También se que en Cartagenas está su submarino, y ello es un homenaje. Pero no todo lo que se mereció.

Yo me merezco una calle y fíjate aún no la tengo, jajaja. Es broma, es para dar un toque de guasa a la cosa.

Venga buenas noches y besitos!!!

17 de octubre de 2010, 1:33  

PARKER

OK, Parker, ve las vídeos cuando quieras. Seguro que te resultan interesantes y, como verás, no son muy largos, ni aburridos. Además, hasta conocerás a Isaac en persona!! Porque lo recrean tal cual era su aspecto y su vestimenta...

Creo que el submarino Peral es más conocido fuera que dentro de España pero, claro, eso no quita para que no se conozca dentro de España, especialmente por los más mayores. POrque si vamos a un instituto y enseñamos la foto del submarino el 99% no sabrán lo que decirnos, ni identificarlo, ni nada de nada. UNa lástima, pensando en lo que hoy en día se ha convertido su invento: un arma de guerra indispensable para cualquier país, hasta los hay nucleares...

Hasta ahora (para cuando vuelvas a ver los vídeos). Que los disfrutes. Un beso!

17 de octubre de 2010, 11:12  

PRINCESA.

Es que da gusto escribir con lectoras así de obedientes, buenas y dóciles, jajaja. Ese vídeo que dices que no se oye, el de Diego Quevedo, tampoco lo oigo yo pero lo puse pensando que quizá se debiera a algún problema de ese vídeo con mi ordenador. Ya veo que no, que el que está mal es el vídeo.

Ya lo has visto en el vídeo. Se llegó a decir que el invento de Peral no servía para nada!!!! Eso se debe a nuestro deporte nacional, a la envidia, y a que los españoles somos los que más y mejor nos pintamos a la hora de echarnos mierda sobre nosotros mismos. Que no hace falta que vengan de fuera, que para eso ya estamos nosotros. En el fondo me da pena, pero es cómo somos y no hay más. Y así murió Peral, fuera de España, con su submarino olvidado en un rincón de La Carraca y sin que nadie se acordase de él hasta bien entrado el siglo XX.

Seguro que en San Fernando existe algo que lleva su nombre. Lo hay en Madrid, así que supongo que en ciudades por las que él pasó y vivió más razón todavía.

En Cartagena, los homenajes vinieron después de muerto. Enterrado en Madrid en 1895, en 1911 lo desenterraron para llevarlo a Cartagena y, desde entonces, ha estado en un mausoleo descuidado y lleno de matojos a su alrededor. Da pena verlo. Hay un instituto de Educación Secundaria, un barrio entero y la fuente con su submarino. Se reclama que el personaje era de allí pero también da lástima ver cómo Cartagena tampoco puso demasiado interés el defender al personaje de los ataques que recibió en vida. Todo esto ha sido después de muerto, cuando él ya no se enteraba de nada, como suele ocurrir en la mayoría de los casos.

jajaja, me hizo gracia lo de que te mereces una calle, jajaj, seguro que muchos opinan como tú, jajaa. Besos!

17 de octubre de 2010, 11:20  

Qué arte tenemos para olvidar lo nuestro y encumbrar lo de otros.
Muchas gracias por acercarnos la historia de este hombre completamente olvidado.

17 de octubre de 2010, 17:19  

DAVID

De nada, es un orgullo para mí hablar de cartageneros tan ilustres y mundialmente conocidos como es el caso. Un abrazo!

17 de octubre de 2010, 18:09  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal