Blogger Template by Blogcrowds.

Vale, vale, vaaale, ¡me rindo!; soy un chico especial. O debo serlo, según lo que ayer me comentaba mi nueva amiga Conchi.

Resulta que iba yo por la calle Alcalá de Madrid, camino de la plaza de Felipe II, rompiéndome los cuernos con el fin de vislumbrar qué demonios podría ponerle para Reyes a mi querida hermana. Ya le tenía comprado un regalo, pero me parecía poco y quería tener otro detalle con ella. Y, entonces, apareció ante mí una tienda -o aparecí yo delante de ella, mejor dicho- y, mirando el escaparate, los broches que allí descansaban me parecieron estupendos para regalar a una chica joven como ella.

Entré, saludé las buenas tardes y los dependientes -un hombre y tres o cuatro chicas- se me quedaron mirando con cara de alucinación. Sin duda, fascinadas por mi cuerpo fibrado, mis facciones afiladas y los otros atributos que jalonan mi figura. De una esquina de la tienda apareció una mujer de mediana edad, alta, con el pelo negro, con gafas de pasta azules apoyadas en la punta de la nariz. Pensé que, de joven, esa mujer debió ser muy guapa. Y sus hijas -suponiendo que las otras dependientas lo fueran-, también lo eran. Ella me miraba igualmente como impactada; como si en lugar de haber entrado en su tienda el JotaEfe de María de los Ángeles -mi madre, para servirles-, hubiese entrado el David de Miguel Ángel. Y eso, en principio, me incomodó.

Total, que le pregunté si tenía broches para chica joven. Y muy amablemente me dijo que sí. Me sacó todos cuantos sabía que tenía en la tienda, me dijo de qué materiales estaban hechos y qué precio tenían. Yo le señalé los que me gustaban más y me dijo que mi novia iba a quedar encantada con el regalo. Yo la miré y le comenté:

-Perdone, pero no tengo novia. Son para mi hermana. Es más, nunca he tenido novia.

-¿Pero cómo?-, me preguntó la mujer. ¿Cómo con esos ojazos verdes, ese buen estar, esa educación, ese buen hablar, ese respeto y las buenas formas que transmites, cómo es que no tienes novia? ¡No lo puedo entender!

La mujer me miraba con cara desencajada, en efecto, de no comprenderlo. Yo, por mi parte, desconfiado como soy y poco amante de los engatusamientos -y menos cuando me están vendiendo algo-, no sabía si incomodarme, si sentirme halagado o si sentirme utilizado como conejillo de Indias para las prácticas del Máster en Márketing que la mujer, a la sazón dueña de la tienda, parecía haber cursado en Oxford.

-Ah, pues yo qué sé, el caso es que no tengo, ni tuve, novia. Y, para que usted se sorprenda más, le diré que han sido ya dos chicas las que han renegado de mí. También le diré que, en mi modesta opinión, fueron ellas las que me demostraron que no merecían la pena y que con ellas solo iba a perder el tiempo. Y por eso se cortó por lo sano y de menuda me libré, especialmente con la última.

La conversación continuó presentándonos, comentándonos dónde vivíamos cada cual y lo que yo estoy estudiando. Cruzarse con un doctorando le pareció a esta mujer una de las cosas más exóticas que había visto en su vida. Ella me comentaba que la vida había cambiado mucho y que ahora ya no era como antes. Que la formalidad, la buena educación, el respeto, los valores, el ser detallista, etc., no eran ya garantía de nada. Que ahora los jóvenes íbamos a la diversión, al aquí te pillo aquí te mato y a darnos igual ocho que ochenta, que todo estaba relajado y que lo último que se buscaba era compromiso y seriedad. Por eso, encontrar a alguien diferente era como si te tocara la lotería.

Yo le dije que de todo hay en la Viña del Señor. Que los/as hay para todos los gustos. Y que se podrá o no ser compatibles, pero que lo más importante para mí es vivir coherentemente. Cada uno a su manera con arreglo a sus ideas y valores. Y que si no tengo novia es porque no la he tenido que tener. O porque no la he sabido buscar, vaya usted a saber.

-No me preocupa ese tema-, le dije. Si tiene que aparecer, ya aparecerá. Y si no, tampoco pasa nada. Me amoldaré a lo que tenga, que para eso mi abuela y mi madre se desvelaron por hacer de mi un hombrecito independiente desde bien pequeño.

La mujer, que me dijo que se llamaba Conchi, seguía fascinada. Tanto, que me dijo que era un muchacho muy especial para la edad que tengo y que podía contar con ella como una amiga más a partir de ahora para cuando quisiera charlar un rato. Y me fui, con mis broches en una bolsita y una sonrisa en los labios al acordarme de Silencios, de Eme y de Pepi -y no sé si me olvido de alguien- que de vez en cuando hacen que me sonroje por las cosas que me dicen.

Dios los cría y ellos se juntan, que diría aquel.

Imagen: Taringa.net

32 guarrindongos tienen algo que decir:

:)

Ves... el tiempo pone a cada uno en su sitio.

Un besazo.

6 de enero de 2010, 23:53  

Y sin ánimo de ser engatusador, te diré que reencontrarte, y seguir conociéndote fue para mí poner un broche de oro a mi vida, de la que formas parte.

Y de especial nada. Tú eres cojonudo, cagoentó!

6 de enero de 2010, 23:53  

EME

Ya veo, ya. Si tanto se me insiste, será que tendréis razón, jajaja.
Besos¡¡

PD: Qué tal se portaron los Reyes?

7 de enero de 2010, 0:03  

R.

Uy, Dios mío, R., qué cosas dices¡¡
El caso es que yo no puedo decir menos. Alabada sea la hora en que volvimos a encontrarnos, en que comenzamos a salir, a conocernos mejor y, sin duda, lo seguiremos haciendo. Quizá el próximo fin de semana sin ir más lejos, o eso espero, jajaja.
Un abrazo fuerte, ¡¡¡¡monstruo¡¡¡¡

7 de enero de 2010, 0:05  

Un saludo, desde mis noches blancas, gracias por tu visita y ojito no te dejes engatusar por ahí, que las dependientas... jajajj son como los gasolineros, quiere aceite, un poco de lubricante??..
Un abrazo, nos vemos.

7 de enero de 2010, 0:09  

EMILIO

De nada, lo que hace falta es que no dejemos de visitarnos¡

Eso es lo que yo creí desde el principio. Que con sus artes, me estaba engatusando, pero ya ves que mi club de fans está por la labor, jajjaja.
Abrazos¡

7 de enero de 2010, 0:14  

Te lo dije una vez y lo repitiera otras mil veces más ...

Eres ESPECIAL ... así con mayúsculas.
Tienes un no sé que sé yo, que te hace ser un niño encantador,oh!!! espera que voy a poner a Lee Hooker .... para ruborizarte un poquito ..

Eres sencillo, dulce, tierno, divertido, inteligente, tienes toques de niño pícaro, un excelente comunicador, y pareces muy sensible ..

Oye!!! y esto sin el colacao, que hoy tocó café bien cargado ... uffffff
Y no te agobies, un día sin darte cuenta la chica de tus sueños aparecerá ..

Besos corazón!!! ainssss

7 de enero de 2010, 0:20  

SILENCIOS.

Pero yo creo que la especial eres tú, no me lo niegues, que me da que tú también tienes algo de especial, de tierna, de divertida y no digamos de pícara con el Cola Cao y etcétera, etcétera, jajajaja.
Muchas gracias por todo lo que dices. Me rindo a lo que dice todo el mundo y chim pum. Os doy la razón, soy un tío especial, estupendo y cojonudo, así de claro, jajajaja.

7 de enero de 2010, 0:25  

¿Y aún asi no te lo crees?, niño cómprate un buen espejo y mirate bien que las chicas saben bien lo que se dicen ¡que eres un tio especial creetelo!.
Besinos incrédulo.

7 de enero de 2010, 0:35  

FABIA

Mujer, ya con estos argumentos que me da todo el mundo, no puedo más que creérmelo. Y punto.
Yo me creo todo lo que me decís porque sois de lo mejorcito¡
Soy la bombaaa¡¡¡ jajaja
Besos¡¡

7 de enero de 2010, 0:56  

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

7 de enero de 2010, 2:13  

Donde menos te lo esperas salta la liebre, bien a modo de amiga o modo novia o lo que sea, es cuestión de esperar y estar en el momento justo en el lugar oportuno, así que tranquilo que todo llegará. Seguro que eres como dicen, no hace mucho que nos conocemos y a mí también me pareces un tio genial.

7 de enero de 2010, 12:38  

Cosas como esa te alegran el día, verdad? ;)
Un besico.

7 de enero de 2010, 14:07  

TOÑO

Ay, cuándo podré yo irme a los Madriles?? jajaja. Lo primero es lo primero y, antes de mudarme, tengo que crearme el club de fans que me de su apoyo para hacer de la estancia en la capital algo maravilloso, jajaja.
Por supuesto que yo también me alegro y creo que si algo tenemos que agradecerle al repollo es eso, que nos presentara y provocara con sus frivolidades nuestro reencuentro. Brindo por ello, que no por ella, jajaja¡
Un abrazo fuerte¡

7 de enero de 2010, 15:58  

DAVID

Si yo no tengo prisa, solo que me sorprende que a todo el mundo le resulte yo un ser muy especial y bla, bla, bla y yo siga más solo que la una, jajaja. Vamos, que me choca mucho¡
Si ellos/as lo dicen, seguro que soy así de especial, jajajaja.
Un abrazo¡

7 de enero de 2010, 15:59  

SARA

Ya lo creo. Y sales de la tienda o del lugar que sea con una sonrisa de oreja a oreja y pensando sobre lo poco que cuesta ser agradable con los demás y, así, alegrarles el día.
Pero qué antipáticos somos¡¡¡ jajaj
Un beso¡

7 de enero de 2010, 15:59  

Son esas cosas sencillas que pasan por algo :)
Intuyo que en este año que empiezas a abrir, vas a expandirte mucho más que en los últimos vividos, eso siempre es bueno, lo veremos dentro de 12 meses..
Un abrazo grande chatísimo!
( y por si no pasas por mi casa, q sepas q me has impresionado :P Gracias, gracias.. seguramente habré sentido algo parecido a lo que cuentas aqui )

7 de enero de 2010, 19:40  

( con tu comentario digo.. jajaj :P )

7 de enero de 2010, 19:41  

daleee majo! es bueno saber que somos especiales. no solo tu o cualquier pibe que te escriba. todos lo somos aunque aveces algunos nos perdemos en lo rutinario.
en fin bueno que caiste en la cuenta de lo que eres.
el mejor de los saludos y aprovecha estas 359? oportunidades :)

7 de enero de 2010, 19:53  

Poco o nada añadire, bueno!!
Que no me has enviado el susodicho gmail.
Por lo demas algundia no tardando mucho frente a frente tomando un coffe.
Calle Alcala??
Curioso, curioso.
Saludos.

7 de enero de 2010, 20:49  

Vamos por partes:

1. ¿Cuantos broches te vendieron?

2. Puede que te quiera como yerno, quizás la que busca es ella para su niña.

3. Lo que cuenta es el interior, y tu lo tienes muy grande y gracioso. Jamás me he reído tanto en esto de los blog, como con tus post.

4. El físico no importa, o eso dicen, a mi no me importa recrear mi vista viendo tus ojos verdes, si quieres nos puedes poner una foto, ya te digo que por recrearnos y en mi caso no soy celosa ni busco nada de nada,jajajajajajaja

Besosssssssssssss

7 de enero de 2010, 20:59  

Bueno, bueno.....genial tu entrada, no dejé se sonreir y aunque te conozco de hace poquito tiempo, tus textos, tu forma de expresarte y tu salero, atrae al lector. Si ya tienes los ojos verdes.....juer qué pronto nací y no tengo hijas (snif).
Ten cuidado que la amiga Conchi no te quiere para futuro yerno sino para eterno amante.
Gracias por hacerme sonreir, era difícil.
Un besito especial como tú.

7 de enero de 2010, 21:19  

UNA MÁS.

Eso quiero, expandirme más, darme a conocer, vivir tantas cosas que he dejado de vivir, aunque sin prisa, ni locuras, todo a su tiempo y sin arrepentimientos de lo que se hizo en el pasado.
Ya te contaré cuando haga el balance del 2010, jaja.
Me alegro de que con mi comentario hayas sentido algo parecido a lo que yo describo aquí. La verdad es que es una sensación muy bonita y me alegro de haber sido yo el que te ha hizo sentir, hay que valorarse más y dejar de pensar tanto en lo que le pareceremos a los demás.
Un beso fuerte¡

7 de enero de 2010, 21:44  

ASTURIELA

Pues sí, es bueno que nos lo recuerden de vez en cuando, lo de que somos únicos, especiales e irrepetibles, porque creo que todos lo somos sin duda.
Ahora, a aprovechar este 2010. Te deseo lo mismo. Ya me pasaré por tu blog. Saludos y gracias por tu visita¡

7 de enero de 2010, 21:46  

FETE

Ay, Fete, gracias por recordármelo, más pronto que tarde jajajaja te enviaré el correo¡¡¡¡¡¡

Hombre, qué quieres que te diga, el 2010 mejoraría mucho si de veras tuviésemos la oportunidad de vernos frente a frente, saludarnos y tomarnos un café y charlar un buen rato.
En la calle Alcalá o donde sea, jajaja.
Abrazos fuertes¡

7 de enero de 2010, 21:47  

NEFERTITI

Pues mira, me vendieron un par de broches, pero porque a mi me gustaron, no porque ella me engatusara jajaja, que yo para esas cosads soy muy mío y no me gusta que me den gato por liebre. Y aunque no me la vayan a dar, suelo dejar de comprar con personas así.
Yo creo que sorprendí gratamente a la mujer. Claro que no le diría que no a su hija, jajaja, si es que la que estaba allí era su hija. Fíjate, tener una novia joyera¡¡¡¡ jajajaj, la solución a mi futuro¡¡¡¡
Muchas gracias por lo de las risas, eso me anima a seguir escribiendo para vosotros.
Lo de poner una foto de mis ojos, me lo pensaré, que eso de apuntarte con el flash en todo el ojo debe ser un trance complicado de pasar, jajajaja.
Besos¡¡¡¡

7 de enero de 2010, 21:50  

EMIBEL

Hola, mira, no te preocupes, que no soy para tanto. Sí, los ojos verdes, pero solo eso. Porque luego ves lo demás, y hasta yo salgo corriendo del susto, jajajaja.
Conchi me quería para desahogarse. Seguro que su hija tiene un novio pokero, cani o malote y no está conforme y, cuando ve a alguien como yo, se deshace en halagos para que su hija vaya tomando nota, jajajaja.
Besos¡¡¡

7 de enero de 2010, 21:52  

Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

8 de enero de 2010, 0:30  

Yo me apunto a ese café con Fete y Jota, creo que sería muy interesante........
Besosssss

8 de enero de 2010, 13:46  

NEFERTITI

Por supuesto, Nefer. Sería de lo más interesante, ya sabes, todos hablan bien de mi, hasta las tenderas que no me conocen de nada, jajajaja. Seguro que no te arrepentirás de la experiencia cefetera con nosotros dos, que tan especiales somos, jajajaja¡¡¡
Besos¡¡

8 de enero de 2010, 14:02  

Aquí te dejé un comentario muy, muy largo, ahora ya ni me acuerdo, una de las cosas era que a mi no me has dicho que tienes los ojos verdes, y sabes que me vuelven loca, me explico, me gustan porque mi padre los tenía de ese color, pero ninguno de mi familia los sacó, de tener una hija casadera, vamos te iba a buscar volando, primero porque eres ESPECIAL, si señor, segundo, porque eres muy hermoso por dentro, que es lo que de verdad importa, y tercero porque con un poco de suerte tengo un nieto de ojos verdes, te decía muchas más cosas, pero con el dolor de cuello que tengo, no puedo obligar más a mis neuronas. Besitos.

9 de enero de 2010, 18:53  

PEPI

jajajaja, pues sí que los tengo verdes. La verdad es que hasta a mí mismo me gustan, no es por echarme flores. La familia de mi madre tienen mayoritariamente los ojos claros y yo he salido a la familia de mi madre. Es un color especial y más en un hombre, muchos los tienen marrones o negros y no son llamativos.
Besos¡¡

9 de enero de 2010, 19:26  

Entrada más reciente Entrada antigua Página principal